Nuestros aceites de CBD Cannuvo en concentraciones del 10% (1000mg por botella) y 20% (2000mg por botella):

  • Para bienestar diario y condiciones leves, se recomienda el aceite de CBD 10%.
  • Para condiciones moderadas, severas y crónicas, se recomienda el aceite de CBD 20%.

Dependiendo de las necesidades y el resultado, se pueden ajustar la dosis y la concentración.

– Este análisis de estudios previos concluyó que el aceite de CBD es un tratamiento eficaz para numerosas formas de ansiedad, incluyendo trastorno de ansiedad social (SAD), trastorno del pánico (PD), trastorno obsesivo compulsivo (OCD/TOC), trastorno de ansiedad generalizada (GAD) y trastorno de estrés postraumático (TEPT).

– En cuanto a la ansiedad social específicamente, este estudio enfocado al habla en público concluyó que los efectos de la administración de dosis únicas de CBD suponen una indicación prometedora de un rápido comienzo del efecto terapéutico en pacientes con este tipo de ansiedad.

– Además, este estudio sugiere que el CBD reduce la ansiedad en casos de ansiedad social y que está relacionado con sus efectos sobre la actividad en áreas cerebrales límbicas y paralímbicas.

Según sugieren diversos estudios, el CBD podría aliviar en cierta medida los síntomas de inflamación y dolores propios de la artritis reumatoide (AR), mejorando además la calidad del sueño.

– Este estudio explica que “la potencia antiartrítica del CBD parece ser el resultado de una combinación de su inmunosupresión […] y su acción antiinflamatoria”.

Este otro explica sus efectos antiinflamatorios y analgésicos a través de su capacidad para mejorar la señalización de adenosina.

Este otro estudio, llevado a cabo en un modelo animal, afirma que “la aplicación tópica de CBD tiene potencial terapéutico para el alivio del dolor relacionado con la artritis sin efectos secundarios evidentes”.

Este, por su parte, versa sobre el receptor cannabinoide CB2r en su acción de regulación negativa de las citoquinas proinflamatorias y las MMPs (metaloproteinasas de matriz extracelular) en la artritis reumatoide, concluyendo que “el CB2r puede ser una potencial diana terapéutica de la AR”.

– Además, destaca este artículo de la Fundación Canna, que explica diferentes alivios a síntomas de la AR por medio del tratamiento conjunto de CBD y THC.

– En este estudio a gran escala sobre el impacto del CBD en niños con autismo, la mayoría mostraron mejoras en su ansiedad, enfado e hiperactividad. Los siguientes marcadores tuvieron los siguientes cambios antes y 6 meses después del tratamiento: el marcador “buena calidad de vida” pasó de ser reportado por un 31,3% de los pacientes a un 66,8%; el buen humor pasó de ser reportado por los padres de un 42,9% a un 63,5%; mientras que la habilidad de vestirse y ducharse de forma independiente pasó del 26,4% al 46,9%. De manera similar, el buen sueño y la buena concentración pasaron de ser reportados en el 3,3% y el 0%, a serlo en un 24,7% y un 14%.

Este otro estudio, basado en el tratamiento con CBD y THC en un ratio 20:1 a niños con autismo, resultó en bastante o mucha mejoría en el comportamiento en el 61% de los pacientes, y los problemas de ansiedad y comunicación mejoraron bastante o mucho en un 39% y un 47% respectivamente. Las conductas disruptivas, por su parte, se mejoraron en un 29%

Este vídeo publicado en YouTube, retrata la mejoría de un niño con autismo tras probar a tratarse con aceite de CBD.

– Numerosos estudios sobre el CBD y sus efectos sobre el cáncer, como el que se presenta aquí, concluyen que “la evidencia está emergiendo para sugerir que el CBD es un potente inhibidor tanto del crecimiento del cáncer como de su propagración”.

– Partiendo de estudios como este, se cree que el CBD bloquea la señalización del CPR55, reduciendo la reabsorción ósea y la proliferación de células cancerígenas. El CPR55 está ampliamente presente en el cerebro, y está asociado con la modulación de la densidad ósea y la presión arterial, así como con la proliferación de células cancerígenas.

– Además, otros estudios recientes han demostrado que el CBD puede reducir la viabilidad de las células cancerosas en muchos tipos de cáncer como los siguientes:

Este estudio expone cómo la combinación de CBD y radioterapia (RT) mostró una mayor eficacia en la eliminación de las células cancerosas pancreáticas y pulmonares.

– Este estudio clínico sobre terapia basada en el uso de una combinación de CBD y THC para tratar gliomas (tumores cerebrales o de la médula espinal), concretamente glioblastoma multiforme (GBM), muestra que ésta no facilitó el crecimiento del tumor y aumentó la supervivencia de los pacientes.

Este otro estudio sobre el cáncer de mama, afirma que “para una línea celular de carcinoma de mama humano altamente maligno, hemos demostrado aquí que el cannabidiol (CBD) y un extracto rico en cannabidiol contrarrestan el crecimiento celular tanto in vivo como in vitro, así como la metástasis tumoral in vivo. El cannabidiol ejerce sus efectos sobre estas células a través de una combinación de mecanismos que incluyen la activación directa o indirecta de los receptores CB2 y TRPV1 y la inducción de estrés oxidativo, contribuyendo todo ello a inducir la apoptosis [muerte celular programada]”.

Este estudio demostró que, en comparación con aquellas tratadas con placebo, las personas que utilizaron inhaladores de CBD durante el experimento “redujeron significativamente el número de cigarros que fumaron, en alrededor de un 40%”, indicando además los resultados “cierto mantenimiento de este efecto durante su seguimiento”.

– Por su parte, este otro estudio demostró que, en comparación con el placebo, la administración única de 800mg CBD redujo el sesgo atencional (AB) sobre colillas durante períodos de abstinencia, así como el agrado explícito al estar expuesto a imágenes de cigarrillos.

– Resulta además especialmente interesante este artículo de la Fundación Canna en su sección de “El CBD en el tratamiento del hábito tabáquico”.

Este estudio revisa numerosos estudios acerca de los efectos del CBD sobre la depresión en modelos animales, concluyendo que varios de ellos mostraron alguna interacción entre el CBD y el neuroreceptor de setoronina 5-HT1A.

Este otro estudio afirma que el CBD podría representar un nuevo fármaco antidepresivo rápido, al aumentar los niveles de serotonina y glutamato (mejora la señalización cortical serotoninérgica y de glutamato a través de un mecanismo dependiente del receptor 5-HT1A).

Este estudio acerca de Cortex Prefrontal del cerebro humano sugiere que el CBD promete ser un antidepresivo de acción rápida.

– Por último, este estudio afirma que existen “suficientes datos para sugerir la posible implicación del Sistema  Endocannabinoide endógeno en la neurobiología de la depresión”.

– Poniendo en relación el Sistema Endocannabinoide con la diabetes, este estudio afirma que el E.C.S. establece la sensibilidad de la respuesta a la insulina en los adipocitos, lo que significa que tiene un importante papel en cómo el cuerpo responde a la insulina, aumentando o disminuyendo la sensibilidad a la misma.

Este otro estudio demostró que “el CBD redujo las concentraciones de resistina circulante de referencia, al tiempo que aumentó la concentración de GIP circulante. El aumento de las concentraciones de resistina se asocia con obesidad y resistencia a la insulina. El GIP es una de las hormonas incretinas producidas por las células K en el duodeno proximal, que tiene propiedades de preservación de las células β insulinotrópicas y pancreáticas”. Además, que otro compuesto del cannabis llamado tetrahidrocannabivarina (THCV), ayudó a reducir los niveles de azúcar en sangre y a aumentar la producción de insulina en personas con diabetes tipo 2.

– Además, destaca este artículo de la Fundación Canna, que explica los pormenores de casos de estudio del tratamiento del dolor diabético por medio de CBD y THC en pacientes con diabetes, así como las diferentes mejoras en muchos aspectos de la diabetes a través del tratamiento con CBD en modelos animales.

Esta revisión sistemática de ensayos clínicos concluyó que 7 de los 11 estudios analizados demostraron que el CBD alivia el dolor con su efecto analgésico.

Este estudio, por su parte, expuso como uno de sus principales resultados que el tratamiento repetido con dosis bajas de CBD induce analgesia predominantemente a través de la activación del receptor TRPV1.

Durante cierto periodo del ciclo menstrual, el dolor que le acompaña (dismenorrea) es tan molesto para algunas mujeres que puede llegar a impedir sus hábitos de vida diaria. Resumido de forma breve, una reducción en la progesterona después de que el cuerpo se de cuenta de que no se ha quedado embarazado, provoca un aumento de unos químicos llamados prostaglandinas. Estos químicos son inflamatorios, y provocan un amplio abanico de síntomas que mucha gente reconoce tener durante este periodo, tales como: inflamación, sangrado fuerte, dolor insoportable, sensibilidad al dolor aumentada en general, diarrea y contracciones uterinas.

Algunas personas recurren a medicamentos antiinflamatorios no esteroides (NSAID) tales como el Ibuprofeno para lidiar con los dolores. Sin embargo, el uso de este tipo de medicamentos tiene determinados efectos negativos en algunos consumidores, como las molestias estomacales. Buenas noticias: el CBD ha demostrado propiedades antiinflamatorias similares, y afortunadamente no provoca malestar de estómago.

– Además, los científicos han descubierto recientemente que el CBD (específicamente el cannabinoide CBDA) inhibe la producción de prostaglandinas (estudio), convirtiéndolo en una gran alternativa de alivio para aquellos que temen esos días del mes.

Varios estudios han logrado demostrar satisfactoriamente que, en múltiples casos de personas que sufren la enfermedad de Crohn, el CBD alivia la inflamación intestinal, incrementándose consecuentemente el apetito y disminuyendo el dolor abdominal crónico, además de las náuseas.

Además, el CBD podría paliar los efectos secundarios negativos de medicamentos antiinflamatorios utilizados comúnmente para tratar la enfermedad de Crohn.

El siguiente estudio concluye que el CBD posee una gama extraordinaria de efectos beneficiosos que pueden retrasar el curso de la enfermedad inflamatoria intestinal (IBD) (término conjunto para las enfermedades de Crohn y la colitis ulcerosa), mejorar los síntomas y potencialmente aumentar la eficacia de los medicamentos disponibles actualmente para tratarla.

– Mientras que este otro estudio muestra que, tras ocho semanas de tratamiento, el grupo de enfermos de Crohn que recibió el aceite de CBD tuvo una reducción significativa en los síntomas de la enfermedad y el 65% cumplió con los criterios estrictos para la remisión clínica (índice de actividad de la enfermedad de Crohn (CDAI)<150).

El CBD puede ayudar a reducir el número y la gravedad de las convulsiones gracias a sus propiedades anticonvulsivas, como han sugerido varios estudios clínicos. Entre ellos destacan estudios enfocados a sus beneficios para la epilepsia infantil.

– Demuestra en particular el siguiente estudio diversos hechos: un 84% de los padres cuyos hijos participaron en el mismo reportaron grandes reducciones (desde el 25% hasta el 80%) en la frecuencia (y por tanto cantidad) de las convulsiones, dos de ellos reportaron que sus hijos quedaron libres de convulsiones tras más de 4 meses de uso del CBD, e incluso 12 padres dejaron de administrar medicamentos antiepilépticos a sus hijos tras comenzar el tratamiento con CBD, aumentando la calidad de vida del niño al eliminar los efectos secundarios negativos asociados con esos otros medicamentos. Además, muchos de ellos relataron la aparición de efectos secundarios beneficiosos, experimentando sus hijos una mejora del sueño, incremento de la lucidez mental y mejor estado de ánimo.

Este otro estudio concluye que los resultados sugieren que el suministro de CBD en adición al tratamiento regular de niños y adolescentes con epilepsia refractaria “puede resultar en una reducción significativa en la frecuencia de las convulsiones, según informes de sus padres”.

Este estudio, por su parte, demostró que “4 de los 8 pacientes que utilizaron CBD para su epilepsia, se libraron prácticamente de las crisis convulsivas durante el experimento, otros 3 mostraron mejora parcial en su condición clínica”.

– Y estudios como este, que concluyen que ya “se está comenzando a recopilar evidencia científica sólida sugiriendo que el CBD es efectivo para reducir los ataques convulsivos en el síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut (dos tipos de epilepsia infantil que típicamente no responden a los medicamentos anticonvulsivos)”, además de su “eficacia en una amplia gama de epilepsias tumorrelacionadas (TRE), incluyendo las asociadas con la esclerosis tuberosa (TSC), el síndrome epiléptico por infección febril (FIRES), la epilepsia focal y otros síndromes”.

– De hecho, un artículo de Harvard Health Publishing, afirma que “la evidencia científica (del CBD) más fuerte es por su efectividad en el tratamiento de algunos de los síndromes de epilepsia infantil más crueles, como el síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut (LGS), que típicamente no responden a medicamentos anticonvulsivos”.

El CBD, así como el CBD en conjunto con el THC en tratamientos de proporción 1:1, podría ayudar a pacientes que sufren problemas relacionados con la esclerosis múltiple (MS), tales como espasticidad, espasmos, problemas de vejiga, temblores o dolor.

– Así, este artículo científico sobre el uso del CBD para mejorar la movilidad de personas con esclerosis múltiple, que revisa 132 estudios originales, llevado a cabo por un profesor adjunto y profesor Doctor americanos, concluye que “la suplementación con CBD puede ser recomendable para pacientes con esclerosis múltiple para reducir la fatiga, el dolor, la espasticidad y, en última instancia, mejorar la movilidad”.

– Como ejemplo añadido, esta presentación médica oficial informa sobre los usos médicos del “extracto de cannabis oral” (pastilla hecha de CBD puro) para la esclerosis múltiple, afirmando que tiene un uso concluyente/sustancial para mejorar los espasmos musculares, así como evidencia sólida de reducir los síntomas de espasticidad y de disminuir el dolor informado por el paciente (excluido el dolor neuropático central).

– Además, este otro estudio, concluye que “la medicina basada en el cannabis (CBD y THC) es efectiva para reducir el dolor y las alteraciones del sueño en pacientes con dolor neuropático central relacionado con la esclerosis múltiple, y es mayoritariamente bien tolerada”.

Este estudio sobre tratamiento con CBD+THC en pacientes con ELA arrojó buena tolerabilidad y mejora subjetiva en un 55% de los casos, reportando mejoras generales en la espasticidad.

– Además, este estudio en ratones demostró disminución en la progresión de los déficits neurológicos y mayor supervivencia animal a través del tratamiento con CBD y Δ9-THC.

– Por su parte, este artículo de la Fundación Canna describe el potencial de los cannabinoides para “retrasar la sintomatología a la par que mejorar la calidad de vida de los pacientes”.

Este extenso estudio, que revisa diversas publicaciones sobre casos del uso de CBD para la esquizofrenia, concluye que “los resultados de estudios preclínicos y clínicos sugieren que el CBD es un tratamiento alternativo eficaz, seguro y bien tolerado para pacientes esquizofrénicos”.

– Por su parte, este estudio muestra la acción del CBD en la mejora de la señalización de la anandamida y el alivio de los efectos psicóticos de la esquizofrenia.

Este otro estudio también demuestra los beneficios del CBD en los síntomas psicóticos de los pacientes, no pareciendo que sus efectos “dependan del antagonismo del receptor de la dopamina”, con lo que “podría representar una nueva clase de tratamiento para la enfermedad”.

Este estudio concluyó que el tratamiento con cannabis medicinal (THC y CBD) “tuvo un efecto favorable significativo en pacientes con fibromialgia, con pocos efectos adversos”.

– Además, este otro estudio llegó a la conclusión de que el CBD podría contrarrestar la hipersensibilidad de las células que rodean los nervios en personas con dolor crónico, incluidas aquellas con fibromialgia.

– Por último, este interesante artículo de la Fundación Canna sobre la fibromialgia, expone su tratamiento con CBD, o CBD combinado con THC.

Este ensayo demostraba que la administración de entre 150 y 400 mg de aceite de CBD a pacientes sin demencia ni comorbidad psiquiátrica, aumentando la dosis hasta la cuarta semana, resultó en reducciones de los síntomas psicóticos así como en mejores puntuaciones medias en el indicador “bienestar y calidad de vida” (a través de la Unified Parkinson’s Disease Rating Scale – UPDRS).

Este otro estudio, llevado a cabo con pacientes externos consecutivos, también apoya una significante reducción de la psicosis de los pacientes bajo el tratamiento con CBD.

– Además, este estudio de series de casos concluyó que el CBD puede ayudar también a controlar los síntomas del RBD (Trastorno de conducta durante el sueño REM) en pacientes con Párkinson, una parasomnia caracterizada por la pérdida de atonía muscular durante el sueño REM asociada con pesadillas y comportamiento activo durante el sueño.

Las afecciones de brotes de acné relacionadas con la inflamación de la piel son uno de los problemas más habituales tratados con CBD. El acné es extremadamente común, y mientras que para algunas personas llega y se va, para otras puede ser una lucha diaria. La buena noticia es que el CBD, particularmente aceite de CBD aplicado tópicamente, puede ayudar a paliar esta condición, entre otras. Las propiedades antioxidantes del CBD son consideradas hasta un 50% más potentes que las de las vitaminas C y E. ¿Para qué puede ser importante esto? Los antioxidantes protegen tu piel de agentes externos a los que nos enfrentamos cada día, como la contaminación del aire, los rayos UV y otras toxinas.

– Nada de esto sorprende al considerar que, de hecho, ¡hay un Sistema Endocannabinoide (ECS) funcional en la piel humana! Estudios recientes (enlace aquí) han sugerido su existencia e implicación en “varios procesos biológicos (por ejemplo, la proliferación, el crecimiento, la diferenciación, la apoptosis y la producción de citoquinas, mediadores u hormonas de varios tipos de células de la piel y apéndices, como el folículo piloso y la glándula sebácea)”.

“Parece que la principal función fisiológica del ECS cutáneo es controlar de forma constitutiva la proliferación, diferenciación y supervivencia adecuadas y bien equilibradas, así como la competencia inmunitaria y/o la tolerancia, de las células de la piel. La alteración de este delicado equilibrio podría facilitar el desarrollo de múltiples condiciones patológicas y enfermedades de la piel (por ejemplo, acné, seborrea, dermatitis alérgica, picor y dolor, psoriasis, trastornos del crecimiento del pelo, esclerosis sistémica y cáncer).”

– De hecho, la CosIng (la Base de Datos de Ingredientes Cosméticos de la Comisión Europea para la información sobre sustancias e ingredientes cosméticos) incluye funciones antioxidantes, antiseborreicas, acondicionantes y protectoras de la piel como algunas de las funciones del CBD.

– Las conclusiones de este estudio sugieren que “debido a los efectos lipostáticos, antiproliferativos y antiinflamatorios combinados, el CBD tiene potencial como un agente terapéutico prometedor para el tratamiento del acné”. La capacidad del CBD para prevenir que los sebocitos (células secretoras de sebo) produzcan sebo en exceso suprime la proliferación celular y evita que los agentes “pro-acné” eleven los niveles de citoquinas proinflamatorias.

Este estudio, que investigó varios cannabinoides incluyendo el CBD, concluyó que “nuestros resultados muestran que los cannabinoides inhiben la proliferación de los queratonicitos, y por tanto apoyan para ellos un papel potencial en el tratamiento de la psoriasis”.

Este estudio reciente sobre cicatrices relacionadas con la psoriasis y la dermatits atópica, mostró que “el tratamiento tópico con pomada enriquecida con CBD mejoró significativamente los parámetros de la piel, los síntomas e incluso el marcador PASI [Psoriasis Area and Severity Index]”, concluyendo que “la administración tópica de pomada de CBD, sin nada de THC, es una alternativa no invasiva, segura y efectiva para mejorar la calidad de vida en pacientes con ciertos problemas de piel, especialmente con antecedentes inflamatorios”.

Practicar deportes y ejercitar tu cuerpo para convertirte en una versión más dura, mejorada, rápida y fuerte de ti mismo tiene un precio. La dedicación, la inflamación, las molestias, el tiempo de recuperación y las lesiones ocasionales son solo una parte del mismo.

El CBD fue eliminado de la lista de sustancias prohibidas en competición por la AMA (Agencia Mundial Antidopaje) en 2018, lo que supone una buena noticia para cualquiera que participe en el mundo del deporte. Como alternativa 100% natural de alivio y gran complemento en tu receta hacia el éxito, el CBD está ganando popularidad rápidamente en el deporte, siendo ampliamente valorado como calmante natural. La FIFA ahora permite a los jugadores utilizar CBD como alternativa a los analgésicos, y puede verse a golfistas icónicos como Tiger Woods y Phil Mickelson usando CBD durante las competiciones.

– Las propiedades anti-inflammatorias del CBD (estudio aquí) podrían ser un buen motivo para su uso con fines post-entrenamiento.

Este estudio habla sobre las propiedades del CBD que podrían mejorar la síntesis de la proteína y reducir la inflamación. Esto puede contribuir en el proceso de desarrollo muscular.

– La recuperación adecuada se considera un deber para cualquier atleta autoexigente. El CBD ha demostrado promover un mejor sueño (efecto sedante), tal y como señalan este y este estudio.

Las personas con anorexia tienen un Sistema Endocannabinoide menos activo o más débil que la media, lo que lleva a deficiencias endocannabinoides. Con el uso del CBD, se dan más endocannabinoides en el sistema que pueden regular el apetito. Además, las propiedades ansiolíticas del CBD podrían ayudar a paliar la ansiedad relacionada con la anorexia.

– El CBD posee la capacidad de activar indirectamente los receptores CB1, lo que puede llevar a un estímulo del apetito y ayudar a sentir la satisfacción al comer, y por tanto ayudar a personas con problemas como la anorexia, o anorexia nerviosa. Este efecto orexígeno (estimulante del apetito) y el valor gratificante de la comida han sido demostrados por el siguiente estudio.

Este ensayo demostró que 10 de los 11 pacientes de la muestra experimentaron reducciones en los síntomas del Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT), tras 8 semanas consecutivas de tratamiento con CBD, con un 28% de reducción en el marcador PCL-5, que evalúa la gravedad de los síntomas del TEPT.

El siguiente estudio concluye que sus resultados “sugieren que el CBD tiene un potencial beneficioso para el tratamiento del TEPT y que los receptores 5HT1A podrían ser una diana terapéutica en este trastorno”.

– Además, el siguiente estudio confirma que “el CBD puede ofrecer beneficios terapéuticos para trastornos relacionados con respuestas inapropiadas a recuerdos traumáticos. Los efectos del CBD en las diferentes etapas del procesamiento de la memoria aversiva hacen de este compuesto un complemento farmacológico candidato a las terapias psicológicas para el TEPT. El CBD también muestra un perfil de acción con menos efectos secundarios que la terapia farmacológica utilizada actualmente para tratar este tipo de trastorno”.

– Por otra parte, este artículo comenta el papel del Sistema Endocannabinoide en el desarrollo del tratamiento para el TEPT, encontrando que el CBD puede ayudar en el procesamiento de la memoria emocional, enfocándose en su capacidad para, de alguna manera, reprogramar el cerebro en casos de incidentes traumáticos y permitir que la víctima procese el hecho y sus consecuencias.

El insomnio, que provoca a las personas dificultades tanto para conciliar el sueño como para permanecer dormido, se suele señalar como uno de los principales trastornos del sueño. Sin embargo, existen más de 100 trastornos del sueño distintos, que pueden agruparse en tres categorías:

  • Problemas para permanecer despierto (somnolencia diurna excesiva).
  • Problemas para mantener un horario regular de sueño (problemas con el ritmo del sueño).
  • Comportamientos inusuales durante el sueño (conductas que interrumpen el sueño).

Si tienes problemas de sueño más de tres veces por semana, deberías ir al médico. No debes dejar que esta situación dure más de tres meses, ya que ése es el punto en el que el insomnio pasa a considerarse crónico.

Este estudio, que revisa toda la literatura publicada desde 2014 sobre cannabinoides y problemas del sueño, concluye que dosis medias y altas de CBD son sedantes, y se asocian a aumentos del porcentaje total de sueño y a la mejora en el mismo.

Este estudio de caso de un paciente con estrés postraumático, muestra evidencia clínica sobre que el CBD es efectivo como alternativa segura para reducir la ansiedad y el insomnio.

– Otros estudios realizados en modelos animales como este, han demostrado la capacidad del CBD para inducir el sueño, así como para aumentar el tiempo total de sueño (aquí), y para bloquear de forma eficiente la supresión del sueño REM inducida por la ansiedad (aquí).

**ESTAS AFIRMACIONES NO PRETENDEN DIAGNOSTICAR, TRATAR O CURAR NINGUNA ENFERMEDAD. CONSULTA SIEMPRE CON TU FACULTATIVO ANTES DE INCORPORAR CUALQUIER PRODUCTO A TU RUTINA DIARIA.
La información presentada concierne al uso general del CBD, no a productos específicamente desarrollados por Cannuvo™.